Prisca Dávila y su piano sinfónico

6 de julio 2013, Diario El Impulso (Barquisimeto)

Diez años no pasan en balde, cuando se tienen ganas de superación en lo que se hace. Prueba de ello lo dio la pianista larense Prisca Dávila el pasado jueves en la noche en el teatro Chacao de Caracas, cuando celebró una década de carrera discográfica con un concierto titulado “Piano Jazz Venezolano Sinfónico”, en el que estuvo acompañada por la Orquesta Sinfónica de Venezuela, bajo la batuta del maestro Pedro Mauricio González.

Conversando con EL IMPULSO antes de su recital, recalcó: “Siempre había querido hacer un concierto completo con orquesta, poder contar con esa variedad de sonidos que ofrece una sinfónica, seguir trabajando por el encuentro entre la música clásica y popular, porque la música no tiene barreras, es una sola y es universal. Estoy encantada de poder realizar este proyecto con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, la más antigua de nuestro país y Latinoamérica, patrimonio artístico de la nación”.

Prisca comentó sobre su evolución musical: “Siento que hay una gran diferencia. ´Piano jazz Venezolano’ (2003) marcó el lenguaje musical que he desarrollado con elementos de la música venezolana, académica y el jazz. Este primer disco indicó el camino que seguí a lo largo de estos 10 años y que está representado en los siguientes cuatro que realicé en diversos formatos musicales.

A partir del segundo disco incorporé la voz que es mi segundo instrumento y mi concepción personal como pianista, cantante y compositora”.

También esta década le sirvió de escuela en otras áreas, aparte de la musical: “Los cinco discos, los conciertos, las giras, las he realizado como productora independiente, implican un gran esfuerzo y trabajo que no solamente es musical, sino un trabajo también de producción, distribución y promoción. Esto tiene la ventaja de la libertad creativa. Un artista debe estar en continuo crecimiento y en la búsqueda de ser cada día mejor, a la vez, tengo la sensación que he recorrido camino en estos años… pero que me falta mucho por andar”.

Por cierto, en el concierto esta guara alabó los arreglos sinfónicos que realizó el maestro Pedro Mauricio González (a excepción de “El Negro José”, que fue realizado por el siempre recordado Aldemaro Romero y especialmente para Prisca): “Estoy encantada con los arreglos sinfónicos que toca la orquesta, el trabajo de Pedro Mauricio es realmente maravilloso. Tiene un conocimiento muy profundo de los colores y sonidos de la orquesta, una experiencia de 25 años trabajando en formato sinfónico”.

Dávila abrió el concierto con un tema dedicado a su hermana, “Marieva”, que sinceramente suena mejor con arreglo sinfónico y luego vino la citada pieza del recordado Aldemaro Romero: “El Negro José”. Como Prisca no le pega a su familia, los invitados especiales fueron su papá Eduardo y su hermana y también pianista Marieva. Con ella tocó a cuatro manos “Frigiando merengue”, compuesto por Prisca y al que calificó como una mezcla de merengue, tango y flamenco. Fue una de las piezas que más entusiasmó a la audiencia. Tocó y cantó sola el súper conocido “El manisero”, son cubano con el cual ganó el primer premio de interpretación de piano Concurso Rosario Marciano (2008).

Claro está que con la OSV sonaron temas imprescindibles como “Pikirillo” (versión del “Pajarillo”) con su papá como flautista invitado; “Tonada de ordeño” de Antonio Estévez; “Lydiando merengue”; “Paz y jazz”; “Merengue eólico”; el golpe tuyero “Desilusión” del maestro Juan Vicente Torrealba; y “Doriando merengue”.

Cantó y tocó el siempre llamativo “Sotoconao” del folclore warao. Se despidió, pero el público pidió más. Y terminó con dos versiones muy interesantes del “Alma llanera” y el “Pajarillo”. Esta vez si dijo “hasta pronto” y agradeció a los asistentes, que salieron extasiados de esta propuesta de piano sinfónico.

Dávila tiene planes de llevar este trabajo por todo el país: “Quiero llevar el concierto a varias de la ciudades más importantes de Venezuela y seguir el año que viene presentarlo en otros países junto a las orquestas sinfónicas internacionales. También tengo planeado lanzar mi sexto disco para el último trimestre del año, junto a mi hermana, la pianista y compositora, Marieva, del proyecto que tenemos juntas ´Un piano, dos hermanas´. Ya el disco está mezclado, ahora viene la etapa de masterización y toda la parte gráfica.

Esperamos tener listo el disco en noviembre y hacer el lanzamiento con un concierto, que también se enmarca en la celebración de mis 10 años de carrera discográfica”.